La Reina Isabel II se casó con el príncipe Felipe Mountbatten el 20 de noviembre de 1947, por aquel entonces ella aún solo era princesa heredera al trono de Inglaterra. Se enamoraron desde temprana edad (ella tenía 13 años y él 18 ). El se alistó en la marina británica durante la II Guerra Mundial pero mantuvo el contacto con ella a través de las cartas que estuvieron enviándose hasta el final de la guerra.



Para su boda Isabel II llevó un ramo de novia que fue ofrecido por la Worshipful Company de los Jardineros y hecha por el Sr Florist MH Longman. que pertenecía a la floristería Doris Wellham que también realizó el ramo de novia para Diana Spencer (Princesa de Gales) y otras novias de la casa real británica.

El ramo (tipo caída libre) estaba formado por orquídeas blancas con un ramito de mirto de la selva original de donde creció el mirto que utilizó la reina Victoria en su ramo de boda. De ese ramo se realizaría una copia idéntica para su boda de oro en 1997. El vestido de boda fue diseñado por Sir nOrman Hartnell , la tela utilizada para el vestido procedía de seda que habían venido de gusanos de China.

Por aquel entonces la futura princesa se convirtió en el décimo miembro de la familia real en celebrar la boda en la famosa abadía.


Como anécdota comentar que recibieron alrededor de 2500 regalos entre los que se incluyen un caballo, 500 latas de pilas y 131 pares de medias de nylon. Un regalo que según cuenta le decepcionó a la Reina fue un paño de le entregó Mahatma Gandhi con e motivo bordado (victoria para India) hasta que le informaron de que no teniendo posesiones y queriendo contribuir lo había rasgado de su propia vestidura.








Compartir:
Cártamo Flores

Cártamo Flores

En nuestra web podéis conocer todos los servicios que ofrecemos así como algunos trabajos que hemos realizado. También os invitamos a participar en nuestro blog, donde compartimos nuestros consejos e información de interés para todas nuestros seguidores.

Publicar un comentario

  1. No sabía la anécdota del paño de Gandhi, que se rasgó su propia vestidura, creo que lo recordaré muchos años.

    ResponderEliminar

¡Cuéntanos tu impresión!